Cinco claves de psicología aplicada en el ciclismo

Existen muchos tipos de deportes y la mayoría de ellos exige esfuerzo, trabajo y dedicación. Sin embargo, dentro del mundo de los deportes existen deportes que por sus características propias requieren no solo una forma física plena, sino unas habilidades psicológicas para afrontar el esfuerzo y las condiciones circundantes.


Obviamente, no es lo mismo dedicarse al ciclismo de manera profesional que hacerlo por afición. Pero en cualquiera de los casos es necesario estar preparado mentalmente para asumir nuevos retos y conseguir superarse día a día. Algo que puede resultar decisivo en la salud mental y que repercute en cada aspecto de su vida.

En el mundo del ciclismo existen cinco claves que debes tener en cuenta a nivel psicológico.


#1 Mantener una autoestima sana.

La autoestima es clave para cualquier persona y en él, mundo del deporte todavía cobra mayor importancia. Un deportista tiene que tener la suficiente confianza en sí mismo como para permitirse caer y volverse a levantar sin que eso mine su moral o sus ganas de seguir superándose.

En el mundo del ciclismo es normal que se tengan días buenos, días malos y días en los que simplemente parece que el solo hecho de subirse a tu bicicleta suponga un reto.

Aprende a aceptar esos baches como parte del proceso.


#2 Sé perseverante.

Si eres ciclista sabes mejor que nadie que para conseguir batir tu propio récord vas a necesitar dosis de paciencia para alcanzar los resultados que buscas. Entrenar durante horas, salir a pedalear mientras tus amigos se van de fin de semana, sufrir las “pequeñas frustraciones” de algunos conductos que pasan por tu lado. Los cambios, nunca llegan de un día para otro

Aprender a gestionar la frustración es un requisito imprescindible para poder asumir nuevos retos y mantener tu salud mental equilibrada.


#3 No olvides disfrutar.

En el momento en que hacer ciclismo se convierta en una obligación para ti y en algo que realmente no estás disfrutando, debes pararte por unos días a reflexionar que te ha hecho llegar a ese punto.

Quizás te hayas exigido demasiado o no te permites cometer errores (Errores que por cierto te va a hacer ser tanto mejor ciclista como persona).

Cuando sientas que ha llegado ese momento vuelve a pensar en la sensación que tenías las primeras veces que subías a tu bici. Esa es la sensación que tienes que volver a rescatar.


#4 Vigila tu diálogo interno.

“No voy a poder con esa cuesta” “No soy lo suficientemente fuerte” o “No tengo constancia en nada”

¿Te suenan? Pues son precisamente este tipo de pensamientos los que pueden minarte a nivel psicológico y hacer que se hagan realidad. En psicología este término se conoce como “profecía autocumplida” Si te repites constantemente una cosa, vas a acabar actuando en consonancia con ese pensamiento. Lo que puede hacer que verdaderamente se haga real.

Usa un diálogo interno positivo en el que te motives a ti mismo y cambia ese “No voy a poder con esa cuesta” por un “Voy a intentar subir esa cuesta y si no lo consigo, será la siguiente”.


#5 Conócete

No existen recetas mágicas ni adivinos que puedan hacer el trabajo por ti. Tú y nadie más que tú, debes ser quien sepa exactamente hasta donde puedes llegar (tanto física como mentalmente).

Mientras pedaleas toma consciencia del momento presente. El ciclismo es un deporte que puede ayudarte a conocerte, saber cuáles son tus límites, tus miedos, tus fortalezas y tus deseos.

Conecta con tu esencia mientras estés entrenando y no solo conseguirás mejorar tus entrenamientos sino tu propia satisfacción con la vida.


Paco Hidalgo

Director Grupo Avanza

https://avannzapsicologos.com/

96 visualizaciones